Venden fotos desnudas de permitirse retribuir sus estudios

Venden fotos desnudas de permitirse retribuir sus estudios

Abogada confiesa que costeo sus estudios universitarios tomandose fotos desnuda desplazandolo hacia el pelo enviandolas a nacionales y no ha transpirado extranjeros

Foto ilustrativa sobre sexo virtual.

Algunas jovenes universi­tarias pagan sus estudios vendiendo fotos desplazandolo hacia el pelo videos sobre ellas con contenidos pornograficos a varones dominicanos y extranje­ros.

Demasiadas de esas mucha­chas dicen que el comercio bueno se sustentaba en las videos y llamadas, No obstante que la clientela ha bajado considerablemente por las extorsiones, las chantajes asi­ como las estafas que Hay en las pi?ginas sociales.

Desplazandolo hacia el pelo que por esa razon, se dedican a tomarse fotos sobre ellas desnudas desplazandolo hacia el pelo en di­ferentes poses pornografi­cas, mismamente como videos y no ha transpirado ven­derlos a las interesados.

Charito, igual que se iden­tificaba cuando comenzo a liquidar fotos y no ha transpirado videos por las pi?ginas, es una abo­gada especialista en conducto inmobi­liario.

Rehusa ofertar sus nombres y no ha transpirado apellidos por­que trabaja en la despacho de abogados de Santiago.

Recuerda que pago las estudios vendiendo fotos asi­ como videos de la novia desnuda y practicando actos sexua­les a distancia con hom­bres y hembras, la mayoria extranjeros.

”Pague mis estudios uni­versitarios vendiendo fo­tos asi­ como videos, trabajaba pa­ra un empresa expres que dirigian desde Espana dos espanoles y no ha transpirado una dominica­na, me iba bien, En seguida nunca podria efectuarlo, porque ya mi estatus social ha cam­biado”, expreso la profe­sional del derecho.

Comento que seguidamente co­menzo a colocar imagenes pornograficas a traves de otras redes sociales sobre ma­yor publico y que se iden­tificaba como Olga Lidia desplazandolo hacia el pelo que tambien su remunera­cion era rentable.

No obstante lamenta con amar­gura que un local que anos detras era floreciente, “ahora se ha ido a pique” por las acciones ilicitas, sobre muchos usuarios que se han dedicado a extorsionar por la red.

“Por eso muchos ciuda­danos desplazandolo hacia el pelo ciudadanas poseen temor de convenir servi­cios de videollamadas, por­que temen a que las graben y no ha transpirado luego traten sobre extorsio­narlos (as)”, observo.

No obstante, reconocio que Tenemos seres que si­guen comprando fotos desplazandolo hacia el pelo vi­deos.

“El empresa esta en las vi­deollamadas, pero las per­sonas extorsionadoras y no ha transpirado chantajistas, han jodido to­do”, expresa.

Segun personas, es co­mun que hembras jovenes envian solicitudes de amis­tades por pi?ginas sociales a hombres mayoritareamente, cuando estos deciden acep­tarlas comienzan a interac­tuar asi­ como despues ofertan las fotos y las videos.

La Patrona Sabrosa, co­mo se identifica una de las jovenes, afirmo que traba­jaba en una laboratorio sobre Santiago, No obstante que cuando la pandemia quedo desem­pleada asi­ como que la amiga su­ya la llevo a ese ambiente.

“Con la pandemia las vi­deollamadas se hacen de novedad, No obstante despues llegaron las trampas, es decir las extorsiones, los chantajes y los enganos”, apunto.

Diferentes de las mujeres in­formaron que en ese nego­cio hay que permanecer decidida, porque tambien sobre las cuer­pos, Con El Fin De las clientes vale demasiado las rostros, por motivo de que asi determinan que no los se encuentran enganando.

“Cuando vendemos fotos o videos a clientes, obligato­riamente poseemos que pre­sentar intactos nuestros ros­tros, porque eso las motiva a comprar el material que ofertamos”, explico.

Nunca es engano

Kenia es otra joven que se dedica a ese local y afir­ma que bastante pocas han si­do “cubiadas”, en otras palabras, en­ganadas. “Lo principal podri­a ser Existen que tener verbo pa­ra agradar a los clientes, que no obstante la mayoria son hombres, existe Asimismo mu­jeres, pero menos, pero las hay”, comento.

Explico que les proporcionan las numeros sobre cuentas banca­rias desplazandolo hacia el pelo que los usuarios que viven en una diferente seccii?n usan ta­tambien compai±ias de envios de valores.

Lo ci?modo

“Lo que mas agrada a las personas es cuando les enviamos copias de nuestra identidad perso­nal, entran en comercios de la ocasion, porque ven que seri­a alguna cosa en formal, que no tenemos intencion sobre extorsionarlos y menor enganarlos”, refirio.